El Pan de Muertos: Una tradición de veneración

El Pan de Muertos: Una tradición de veneración

En el Día de los Difuntos se conmemora y recuerdan a las personas que ya no están entre nosotros, pero viven en nuestros recuerdos. Entre las tradiciones que están presentes en la gastronomía, como parte de este día, resalta la elaboración del Pan de Muerto.

¿Qué es el Pan de Muertos?

Es un tipo de pan dulce que tiene una forma redondeada decorado con figuras de esta misma masa que semejan huesitos y lagrimas. La presentación puede variar dependiendo de quien lo hace, pero lo importante es el significado y connotación que lleva consigo.

El pan de muertos representa una ofrenda de los vivos a sus familiares, amigos o personas importantes que pasaron de este plano.

¿Cuál es origen de este pan artesanal?

Sus inicios se remontan a la época prehispánica y la colonización, debido a que, en la cultura indígena se tenía la tradición de sacrificar a alguien del pueblo y el chamán debía comer parte de su corazón, siendo un tributo a los dioses y muertos.

Los españoles al tener diversos encuentros con la cultura del Nuevo Mundo, les enseñaron a cómo hacer pan y usarlo también de modo de ofrenda. Finalmente, los indígenas adoptaron esta nueva costumbre para adorar a sus muertos, y la tradición ha llegado de generación en generación a nuestros días.

¿Cómo se prepara?

1) Lo primero, es tener a la mano dos tazas de agua tibia más dos cucharadas de harina y una de azúcar. Se debe utilizar una cucharada de levadura y luego se mezcla. Debes dejar que repose un aproximado de 30 minutos.

2) En otro recipiente, vierte 500 gramos de harina. Luego, utiliza naranja rallada, unas dos cucharadas de azúcar y una pequeña cucharada de sal.

3) Rompe 3 huevos y esparce en el recipiente de 500 gramos. Vierte 50 mililitros de leche y una cuchara pequeña de esencia azar.

4) Une la levadura fermentada con la mezcla. Con las manos amasa todo para combinar los ingredientes.

5) Usarás 115 gramos de margarina en la mezcla, de ese modo, se facilitará el amasado. Debes amasar un aproximado de 20 minutos. Debes sentir que la masa se encuentra más esponjada y moldeable.

6) Cubre el molde con las masas y esperas unas 3 horas, para que torne un mayor tamaño.

7) Cuando haya pasado el tiempo, deberás darle leves golpes a la masa, lo que quitará el aire retenido. Amasas un rato y formar leves bolas para los panes que desees formar, sin embargo, guarda un poco de masa para los detalles extras del pan. Rueda las bolitas para ablandarlas y darle una mejor forma.

8) De la masa que sobró, harás los adornos que serán la representación de los huesos; estiras parte del trozo en forma de un cilindro. Luego, marcarás con tres dedos parte del cilindro para dar más formas de hueso.

9) Finalmente, tomas una de las bolas y le colocarás encima cinco de los huesos, a su vez, una bolita pequeña en el centro. Asimismo, dejarás descansado la masa una hora.

10) Colocas el horno en 180º y esperas entre 30 y 35 minutos.

11) Por último, esperas que el pan se haya enfriado un poco y viertes por encima un poco de mantequilla derretida y azúcar refinada. Listo, ya tendrás tu pan para este día tan especial.

Si deseas aprender más consejos o recetas de cocinas, no te pierdas nuestra sección de noticias. De igual modo, si quieres integrarte más en el mundo de la gastronomía, en Chef Campus Culinary Institute tenemos carreras y cursos que te pueden interesar ¡No te lo puedes perder!